TIENDA | AYUDA

23 Ene SIN CITAS

Te cansa pensar que tienes que recorrerte las típicas tiendas de novia, te pone de mal humor. Y sólo para buscar un vestido blanco, especial. Huyes de las pedrerías, de los vestidos palabra de honor y los vestidos de princesa antigua. Éste es tu sitio. Olvídate de vestidos que parecen un disfraz , aquí tienes lo que siempre has soñado, sin moverte de casa.

Recuerda que te asesoramos en todo lo que necesites, tenemos una estilista a tu disponibilidad para que le puedas consultar lo que necesites.

ESTHER

Soy Esther, tengo 49 años y jamás pensé volver a casarme, el simple hecho de pensarlo me amargaba el día. Me casé a los 20 años con mi ex , con un vestido enorme que apenas me dejaba moverme y me colocaron en el pelo una corona dorada y me cardaron el pelo. Os aseguro que ese día me sentía como una princesa, pero a día de hoy, miro las fotografías y me asusto, jajaja. Os escribo para contaros mi historia, ya que no soy la típica novia convencional de 30 años que se casa con todo planificado y esperando que todo sea perfecto. Yo ya se qué se siente, pero quiero y deseo volver a vivirlo con mi nueva pareja. Charly. Es inglés, fue durante 3 años mi profesor  y tras mi separación, él fue quién ocupó mi corazón. Y fijaos, yo con casi 50 años, tengo ilusión y ganas de casarme, tantas como cuando era una chiquilla.

Me daba un poco de pudor decirle a la gente que me quería casar de nuevo. Me dirían que estoy loca y que cómo se me ocurría, pero la verdad es que me dio un poco igual, porque me llamaron de todo, jajaja.

Me entró un poco de pánico al empezar a planificar todo, banquete, invitaciones, viaje…pero ¿y el vestido de la novia? No os imagináis el dilema, no me veía pidiendo cita en las tiendas de novias, dónde hay miles de chicas jóvenes que se casan estupendas cada día y lo que me ofrecían eran trajes que no se ajustaban a mi personalidad madura. Así es que vi la marca White Gatache en una feria de Barcelona y me pareció que todos los vestidos estaban hechos para mujeres reales, decididas y diferentes, y ahí estaba yo. Enamorada a mis 49 años de un vestido de novia y comprado por internet.

Me probé uno de los modelos de muestra y me tomé medidas con una amiga en casa, se las mandé a las diseñadoras.  Mi figura no se ajustaba a las tallas estándar, además a mi me gusta ir muy sexy y me gusta que marque mi cuerpo. Por eso me lo realizaron en menos de un mes y no os imagináis, cuando llegó el envío a mi casa. Los nervios que tenía y las ganas de abrir la hermosa caja que traía. Es emocionante, casi no se puede describir, he vivido un momento único que no quiero olvidar y que agradezco enormemente a las chicas de WG su apoyo desde que las conocí en la feria.

La ilusión es lo último que se pierde y yo, la he recuperado. Charly y yo se que vamos a ser felices, porque somos naturales y espontáneos y nos queremos tal y cómo somos, por eso estoy segura de que ese día será un día maravilloso, como todos los que paso con él.

ILUSIÓNATE A CUALQUIER EDAD, o como dice Charly DONT WORRY BE HAPPY!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.